Ecuador Económico No. 12

Yasuní:  Un importante avance en la lucha contra la pobreza en el Ecuador

Ecuador invertirá en su gente y su futuro

“Iniciativa Yasuní-ITT”. Así fue como se le denominó a un innovador proyecto que el Gobierno de la Revolución Ciudadana puso en marcha poco después de iniciar su administración, la propuesta hecha al mundo se basaba en dejar bajo tierra el petróleo en el Parque Nacional Yasuní (Ishpingo, Tambococha y Tiputini) ubicado en la región amazónica del Ecuador y que estimaban alrededor de USD 920 millones de barriles que corresponden al 27% de reservas probables en el país.

El sentido de corresponsabilidad con las demás naciones del planeta se convirtió en un tema estrictamente necesario y siendo el Ecuador el principal contribuyente se exigió una justa compensación por parte de la comunidad internacional.

En términos medioambientales, la iniciativa pretendía colaborar en la lucha contra el calentamiento global y evitar la emisión de CO 2 a la atmósfera, por tal motivo el Gobierno ecuatoriano solicitó el apoyo de otras naciones, las mismas que debían aportar al menos con USD 3.600 millones que representaban cerca del 50% de lo que percibiría el Estado si explotaba el ITT.

El objetivo no contó con la respuesta deseada. En vista de aquello, el Gobierno ha decidido profundizar en el mejoramiento de la calidad de vida de la ciudadanía y dar paso a la explotación de una milésima parte del subsuelo de esta reserva que cuenta con alrededor de un millón de hectáreas.

El aprovechamiento del petróleo afectará a menos del uno por mil del parque Yasuní, acción que contará con los correspondientes informes técnicos, económicos y jurídicos, con responsabilidad ambiental y profundo amor a la Patria.

Combatir la pobreza y proporcionar servicios a la población se han convertido en los pilares fundamentales que serán una realidad mediante la extracción de este recurso natural con técnicas ambientalmente amigables.

En base a los precios del petróleo, el aprovechamiento de las reservas del ITT equivalen a un valor presente de USD 18.290 millones, rubros con los cuales será posible cubrir un 95% de la población con agua potable, alcantarillado y manejo de residuos sólidos, a la vez que todas las escuelas, proyectos habitacionales, superautopistas y potenciar la generación de empleo de calidad que merecen los ecuatorianos y ecuatorianas.

De estos recursos, los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GADs) amazónicos recibirían, valorando el crudo a un precio promedio de USD 70 por barril, cerca de USD 258 millones por la aplicación de la LEY 010, y adicional a eso con la repartición del 12% de excedentes petroleros, alrededor de USD 1.882 millones. Con esta acción se espera que la Amazonia deje atrás su retraso histórico, aquel que le fue heredado por gobiernos que beneficiaban tan solo a sectores privilegiados.

Adicionalmente, todos los GADs a nivel nacional recibirán cerca de USD 1.568 millones por su participación legal en la renta petrolera.

Se destinarán rubros para aportar con la transformación de la matriz productiva y cambiar lo que se produce y la forma de producirlo.

Utilizaremos nuestros recursos naturales en forma responsable con el propósito de salir del extractivismo y la pobreza, generando nuevas industrias y apuntalando al único recurso inagotable: el conocimiento, para de esta manera reducir nuestra dependencia del petróleo y otros bienes primarios.

Ecuador invertirá en lo más valioso que tiene: su gente y su futuro.

+Revista 12 -Un importante avance en la lucha contra la pobreza en el Ecuador

Be the first to comment on "Ecuador Económico No. 12"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*